océanos-minimundo
IMPRIMIBLES, JUGANDO

Jugar con minimundos es más importante de lo que parece: te damos las claves para construirlos

Las niñas y los niños nos dicen muchas cosas a través de su juego. Solo hay que observarles y ofrecerles materiales con los que dejen volar su imaginación. ¿Y sabes cuál es una de nuestras herramientas favoritas para recrearnos en su juego? Los minimundos.

Pero empecemos por el principio, explicando qué son: los minimundos son la base del juego libre desestructurado. A través de ellos, las niñas y los niños dan forma a todo lo que les ronda por la cabeza: forman escenarios, recrean situaciones y reviven historias que igual se han quedado atascadas en su cerebro.

Son una manera maravillosa de convertir en algo real y tangible todo lo que tienen en la cabeza.

 

Son la mágica forma que tienen de empezar a comprender el mundo a su manera.

Minimundos - mar

  • ¿Y cuándo empezar?

Es la gran pregunta. Para que se despierte la chispa por los minimundos, lo ideal es esperar a que nuestros peques estén en la etapa del juego simbólico, sobre los 3 años, aunque la explosión con este tipo de juego puede venir incluso más adelante, sobre los 4 o 5 años.

Pero la verdad es que los minimundos se suelen ofrecer mucho antes: familias y escuelas utilizan los minimundos como “invitaciones al juego” a partir del año.

 

Minimundos - piezas y luz

 

Siempre tenemos que tener claro que en esa primera etapa seremos las adultas las que prepararemos el material, y que el juego en esos años es, sobre todo, juego heurístico, de descubrimiento.

Te hablamos aquí de esa fase de minimundos antes de los 3 años. Porque sí, puedes ofrecerle una bandeja como las de las fotos, preparadas con todo lujo de detalle, a tu peque de menos de 3 años. Pero es probable que su fase de juego sea otra, más “destructiva” y de exploración, así que en esta fase preferimos ofrecer elementos que no definen el juego y permiten crear sin límites.

 

Es un mundo de posibilidades infinitas.

 

Minimundos - playa

 

  • ¿Cómo preparar los minimundos?

Es importante contar con un espacio de juego ordenado y organizado para prepararlo todo. Nuestra primera recomendación es delimitar el espacio con una alfombra, una bandeja transparente o una tuff tray, para así dar a los peques un lugar concreto para crear.

Y en segundo lugar, organizar el material en cajas, cestos o bandejas para que lo tengan a mano.

Minimundos - ártico

 

  • ¿Qué incluir en los minimundos?

Tenemos que confesar que somos fans absolutas de la creación de minimundos y que disfrutamos muchísimo montándolos. Así que vamos a contarte lo que nunca falta en nuestras bandejas:

 

Minimundos - granja

 

  • Elementos de la naturaleza: piñas, palos, piedras, conchas, bellotas, hojas, plumas,… Si tu peque es pequeñito, podéis empezar con una excursión a la naturaleza e ir recogiendo los elementos que le llamen la atención.
  • Miniaturas de Safari. Hay tanta variedad de miniaturas que siempre hay alguna que nos viene bien en nuestros minimundos.
  • Elementos de juego abierto: piezas de Grapat, gemas de colores o alguna pieza de Grimms.

 

Minimundos - selva

Luego, dependiendo de la edad de tu peque, puedes preparar alguna actividad relacionada con el minimundo con el que habéis jugado.

Por ejemplo, después de crear el minimundo de la selva, le pedimos a Aroa de Dos Gorriones que nos preparase varias propuestas de actividad. Te las puedes descargar AQUÍ.

Como ves, tienes un montón de tarjetas tres partes (en este post te explicamos cómo y desde cuándo se utilizan), una sopa de letras, una actividad para repartir a los distintos animales por sus hábitats, otra para relacionar animal y pelaje,… Son muchas actividades y que se pueden adaptar muy fácil a tu familia, tenga la edad que tenga tu peque.

 

 

Un último apunte: los minimundos de las fotos los hemos creado personas adultas. Si buscas inspiración en Internet, aparecerán también minimundos bonitos, perfectos y súper Pinterest. Pero cuando dejamos a las niñas y a los niños crear y jugar, el resultado es diferente: caótico, desordenado y no tan realista. Y sus minimundos serán igual o más maravillosos que los que se ven por las redes sociales.

Porque el objetivo de esta propuesta de juego no es conseguir el resultado estético perfecto. Es dejar volar la imaginación de los más peques; dejarles expresarse a través del juego.

 

Lo más maravilloso de los minimundos no es el resultado, sino todo lo que ocurre mientras se crean.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCaptcha y se aplican la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Juntos, la aventura de ser padres es más fácil

ÚNETE A LA FAMILIA ALUPÉ

Compartiremos experiencias cada semana

Tus datos personales serán tratados por Alupé S.C. y se utilizarán para enviarte la newsletter, procesar las consultas, y otros propósitos descritos en nuestra Política de privacidad. En todo momento tendrás derecho a consultarnos qué datos tuyos tenemos, a rectificarlos, o a pedirnos que los eliminemos en info@alupe.es.